jueves, 9 de febrero de 2017

TIBURONES DE CANARIAS.


Algunos tiburones que se reproducen y crían en aguas de Canarias:

Las islas volcánicas en medio del océano, son un lugar estratégico de refugio, alimentación y reproducción para los tiburones. En las islas Canarias muchos de los adultos son difíciles de observar, ya que viven a mayor profundidad y alejados de la costa. Sin embargo, algunas hembras adultas pueden realizar una migración hacia aguas costeras para parir a su prole. La razón es alejar a las crías del territorio de los tiburones adultos que intentarían comérselos. Estas crías y juveniles de tiburones viven en aguas costeras sólo hasta que adquieren un tamaño lo suficiente grande para no ser una presa fácil y empezar a explorar nuevos territorios más alejados de la costa. 


Cazón juvenil cazando y viviendo en aguas someras batidas por el oleaje.
Tenemos muchos ejemplos de reproducción que se pueden observar: como el tiburón Angel o Angelote (Squatina squatina), que en Canarias existen las mejores guarderías de toda Europa, observándose entre mitad de primavera y mitad de otoño a miles de crías de 30 cm enterradas en la arena de playas someras y protegidas del oleaje. 



O el tiburón Solrayo (Odontaspis ferox) que vive en aguas profundas y sólo las hembras se acercan a la costa somera antes del parto y es un acontecimiento único que sucede cada verano en aguas de Canarias.  
 

Ficha biológica del tiburón Solrayo. Para información detallada del tiburón Solrayo y otros peces cartilaginosos de Canarias, te puede interesar el siguiente libro: Pincha Aquí

También los tiburones martillo o cornudas (Sphyrna zygaena) se puede observar cada verano a hembras a punto de parir cerca de las costas tranquilas o incluso entrando a veces en los muelles.



Muchas jaquetas como el tiburón galápago (Carcharhinus galapagensis) también paren en nuestras islas, observándose a los juveniles cerca de las costas tranquilas y batidas del norte. 



El cazón (Mustelus mustelus) es un tiburón de aguas profundas, pero en verano y otoño se pueden ver sus crías y juveniles refugiándose y alimentándose en aguas muy someras de playas de arena batidas por el oleaje del norte, en muchas de esas playas conviven con multitud de bañistas sin problemas.
 





Otros tiburones sólo están de paso, como el tiburón ballena (Rhincodon typus), cada vez más frecuente en las islas occidentales, debido al calentamiento progresivo del mar por el cambio climático.
 



En el pasado, cuando los tiburones eran más frecuentes en Canarias y menos perseguidos, se podían observar frecuentes congregaciones de cornudas y jaquetas en determinados puntos de la costa, conviviendo incluso con los pescadores locales. Sin embargo, en la actualidad la población de tiburones en Canarias ha descendido en gran número y además temen al hombre que los ha perseguido desde los años 60 hasta la actualidad.


¿Que razón habría para proteger a los tiburones?


La protección de los tiburones permitiría la recuperación de sus poblaciones que a su vez mantendrían la salud del mar en mejor estado, ya que limpian el mar de peces enfermos y débiles que pudieran contagiar a otros. En definitiva, la presencia de grandes depredadores ayuda a mantener el mar en equilibrio.

Los tiburones relacionados con actividades ecoturísticas ingresan cientos de millones al año!!!

Se ha descubierto la gran atracción que siente el hombre por estos seres marinos tan enigmáticos y mitificados como asesinos por numerosas películas de ficción. Sin embargo, son animales muy tímidos y difíciles de ver, sino se les atrae con cebo. Cuando los humanos interactúan con tiburones en su entorno natural, el miedo inicial se convierte en puro asombro y disfrute al contemplar su perfecto diseño y belleza al deslizarse por el agua. Además de la adrenalina que se libera al estar tan cerca de animales grandes y salvajes, que hacen sentir a uno tan pequeño y a la vez tan grande, por sentirse aceptado por los tiburones en su medio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario